Seleccionar página

El espacio de tu casa es pequeño, y por más que quieras no podrás obtener más. Sin embargo, en lugar de verlo como un lugar estrecho y con pocas posibilidades, puedes convertirla en una casa confortable, que sirva para relajarte y sentirte bien cuando estés en ella.

No estoy hablando de una ampliación, sino de decorar tu casa aprovechando el espacio que tienes. De jugar con los colores para engañar al ojo y hacerla más espaciosa.

Ideas para decorar tu pequeño espacio

Los lugares chicos son también una oportunidad para hacer volar tu imaginación y para darte buenas sorpresas. Te sorprenderás lo mucho que se puede hacer en un espacio pequeño. Puedes darle rienda suelta a tu personalidad eligiendo el estilo y los muebles que quieras.

Eso sí, lo que debes tratar de crear un espacio funcional, sobre todo elegir muebles que puedan servir para distintas funciones.

1. Ordena tu cocina

Coloca estantes que vayan desde el piso hasta un nivel que te sea posible alcanzar sin problemas. Por otra parte, puedes separar tu cocina y convertirla en dos pequeños cuartos, uno para el comedor y el otro para la estufa. Puedes hacerlo con una división pequeña que llegue a mitad de la pared, así mantendrás el espacio abierto, dando una sensación de amplitud, manteniendo un buen nivel de luminosidad y asegurando que cada espacio sigue siendo funcional.

2. Cuartos multiusos

En ocasiones, es imposible evitar usar un solo espacio para distintas funciones. Si necesitas que tu cuarto funcione como oficina o zona de trabajo durante el día, pero no quieres que luzca como una oficina durante la noche, puedes jugar con los colores de la pared. Así lograrás que cada sección tenga su característica. Puedes colocar algún diseño por el lado en donde estará el escritorio, y en la pared por donde pondrás la cama, algún color pastel. El truco es no dejar ni un espacio sin utilizar, pero dejar ‘aire’ entre las distintas áreas y objetos de decoración. En este sentido, también puedes colocar estantes que sirvan para guardar tus cosas. Los estantes suelen acaparar las paredes, pero dejan mucho más espacio en las zonas en las que más lo necesitas.

3. El baño

Para almacenar tus cosas dentro del baño, lo mejor es usar también estantes de pared; además, puedes utilizar recipientes llamativos para hacerlo. Otra opción es usar cestas de mimbre, útiles para depositar cosas pequeñas, que puedes colocar a la vista, o debajo de los lavamanos. El punto es guardar de manera ordenada, y no solo amontonarlas en los estantes. El orden no solo da la sensación de mayor espacio, ayuda a identificar desperdicios y a ahorrarte tiempo en tus actividades diarias.

4. Colores ligeros

Ya se sabe, los colores oscuros hacen que las habitaciones parezcan más pequeñas. Evítalos totalmente. Puedes jugar contrastando colores, pues tampoco quiere decir que esté prohibido usarlos. Por ejemplo, puedes usar un color gris mayoritariamente, pero que el resto que sean colores claros. Asimismo, los muebles que coloques que sean blancos o de colores pasteles ayudará a crear un espacio abierto.

5. Divide la casa

En ocasiones, es necesario hacer separaciones. Para lograrlo, y no ocupar mucho espacio en el intento, puedes usar una simple cortina para realizar la separación. Importante: dicha cortina debe tener estilo, algún estampado simple, pero coqueto, o alguna imagen exótica que combine con el resto de decoración. Dependerá de cada quién.

6. Cualquier rincón cuenta

Si tu casa es de dos pisos, utiliza el espacio que queda debajo de las escaleras. Puedes construir una estantería, o bien, puedes hacer el espacio un hermoso librero. Estos suelen ser también buenos lugares para colocar la cantina de la casa, pues acostumbran ser lujares más frescos y con menos luz que el resto de la casa, lo que ayudará a conservar las bebidas en mejor estado por más tiempo.

7. Los niños y la creatividad

Si tienes niños, es casi seguro que existan muchos juguetes, o cosas que guardar. Todo esto no puede estar tirado en el piso dentro de tan pequeño espacio. De nuevo, coloca estanterías, dentro de ellas puedes poner cajas de lonas. Estas las puedes comprar o hacer, todo dependerá de tu tiempo, presupuesto y creatividad. Dejar una pequeña separación entre el piso y la estantería puede ser una buena idea, así crearás una sensación de espacio y tendrás un espacio adicional para almacenar. Como consejo adicional, si a tu hijo o hija le cuesta mantener un orden, intenta que esta actividad sea un juego. Crea una competencia entre ellos, o contigo misma. Por ejemplo: uno debe guardar los juguetes y el otro la ropa. Quien termine primero, ¡se lleva un premio!

8. El truco del espejo

Sí, el espejo añade un juego visual que hace que el espacio se vea más grande. Ayuda mucho si el espejo es de cuerpo completo, ya que esto hará que el cuarto parezca más amplio en todas dimensiones. Puede estar al lado de cortinas de color neutro para incrementar la cantidad de luz en la habitación.

9. Jugar con el blanco

Ya se sabe, el blanco crea profundidad y amplitud. Pues bien, puede que optes por pintar tus paredes de blanco, no hay nada de malo. Pero para crear contraste, puedes colocar alguna decoración que te guste. Dicha decoración puede ser de colores llamativos.

Por otra parte, el blanco puede ir en los muebles; por ejemplo, poner sillas blancas, tocadores blancos, ropa de cama blanca, etc. y, por otro lado, poner algunos accesorios brillantes y de colores oscuros para crear un contraste interesante.

10. Gancho para colgar

Poner ganchos que sirvan para colgar tanto bolsas como chaquetas, siempre será útil, y ahorrará espacio. Pueden ser puesto en cualquier lugar de tu casa. Puedes también poner gachos de pared estilo acordeón, o si te gustan, quizá poner algún perchero.

Ponlos cerca de la entrada para que te sea fácil recordar que ahí debes dejar tu bolsa o mochila, y que ahí puedes recogerla con facilidad al momento de salir. Te ahorra tiempo y será más fácil que mantengas una rutina de orden. Haz lo mismo para llaveros, colocándolos cerca de la entrada, si bien puede ser un lugar discreto.

11. Muebles multiusos

No solo las habitaciones pueden convertirse en multiusos, también los muebles son capaces de cumplir esa función. En ese sentido, una buena opción es usar muebles pequeños que puedan servir para distintas cosas. Por ejemplo: un taburete puede funcionar como una pequeña mesa y también como asiento para cuando vayan visitas.

Finalmente, primero piensa en dónde quieres poner cada cosa, hazlo en relación a tu rutina diaria. Esto sirve, ya que así colocarás las cosas que más utilices, en los primeros niveles de los estantes. Es también pensar en la comodidad, al mismo tiempo te servirá para deshacerte de cosas que no ocupas, quedándote con lo esencial. Un espacio pequeño te hace simplificar, por supuesto, sin dejar fuera accesorios que adornen tu casa.

Pin It on Pinterest

Comparte

¡Comparte esta información con tus amigos y conocidos!