Seleccionar página

En el interiorismo hay reglas. Pero al mismo tiempo, no las hay. Combinar dos estilos tan opuestos como el diseño clásico y el diseño contemporáneo no es una tarea fácil. Hay que buscar un buen equilibrio, un excelente aprovechamiento de volúmenes y espacios y, muy importante, una cuidadosa selección de colores y texturas. El estilo clásico nos proporcionará la sensación de un espacio más acogedor, pero no queremos que parezca demasiado cargado y, por ello, nos apoyamos en toques de estilo contemporáneo para balancearlo a la vista.

Los tonos a elegir varían en casa situación, así que te mostramos algunas paletas de color que no podrán fallar cuando hagas tus propios diseños de interiores.

Aquí te mostramos algunos ejemplos de cómo conseguir estas mezclas.

Interiorismo vintage y contemporáneo

Los remaches y botones de este par de sillones color hueso, casi vintage, nos dan una inmediata sensación de comodidad. La pequeña mesa entre ellas, si bien mantiene un toque rústico con la cubierta de madera, refleja simplicidad, llevándonos a un estilo moderno, casi de decoración minimalista.

Al fondo una cabecera de cama en acabado también vintage, en donde se repiten los botones remachados, con un pie de cama de geometría muy simple y moderna. Los cojines con un bordado elaborado nos remontan a épocas antiguas, pero combinados con otros cojines en colores planos y texturas simples, hacen una buena combinación que mantiene una vista de comodidad e invita al descanso.

Los colores que elegimos en esta combinación son tonalidades de blancos y rosados claros y café, y con el morado como contraste. Es una combinación muy recurrente de colores del estilo vintage de los últimos años que no ha perdido vigencia por ser ideal para combinar con otros estilos en colores más dominantes.

paleta vintage

Diseño tribal y urbano

Esta sala gris en piel, con dominancia de volúmenes, pero manteniendo geometrías rectas, es una muestra de un estilo urbano. La alfombra color beige, de fibras altas, nos da una sensación de estar en un espacio para convivir por horas. Al centro, cuatro mesas octagonales rojas de centro, con vivos en distintos colores, del estilo de diseño tribal.

La forma en la que pudimos combinar estos dos estilos, fue a través de los cojines rojizos, con bordados en distintas formas y colores. Gracias al monocromático de la sala, estos cojines resaltan el fondo, y sirven como unión perfecta con las mesas de centro en la misma tonalidad.

La gama cromática elegida para esta combinación es de gris oscuro, rojos oscuros y un color beige para el tapete base. Tres colores muy contrastantes en donde domina claramente el rojo y complementan los dos extremos de la gama luminosa, resultando en un espacio con mucha vida, ideal para convivios y largas pláticas.

paleta tribal y urbana

Decoración rústica e interiorismo vanguardista

Aquí volvimos a opuestos totales. El diseño vanguardista que nos remonta a los sesentas y setentas, con aquellos muebles futuristas, ideados y rediseñados para nuestra época. La decoración rústica nos lleva a la tranquilidad de una casa de campo, donde el tiempo suele pasar a un ritmo más lento.

Buscamos decorar un espacio donde poder tomar una taza de café mientras leemos un libro, o podemos tomar una merienda ligera una tarde de lluvia. Las sillas en polipropileno inyectado y patas de madera son vanguardistas. Poseen una forma ergonómica y un respaldo que brinda buen soporte. Las patas muestran geometrías simples y líneas rectas.

La mesa de centro, de plástico termo formado que no necesita un mantel, pues ya tiene esta forma. La textura traslúcida simula un cristal esmerilado, y a la vez brinda suficientes formas de crestas y valles propias de un textil colgando. Una pieza digna de una exposición de arte en sí misma, pero suficientemente práctica por sus dimensiones como mesa de té y para descansar nuestro libro a momentos.

Estos objetos combinan con una vitrina rústica de fondo. En este mueble, predomina la madera con discretas incrustaciones en hierro pre-oxidado. La madera ha sido tintada con un ligero tono rosado claro, que permite ver el contraste de la veta natural, lo que da el toque rústico. Los acentos en fundición sirven de anclajes para asegurar las puertas y de jaladeras para los cajones.

Definitivamente, un espacio que con pocos colores logra calidez sin perder el estilo modernista.

La paleta de colores elegida es casi monocromática con los acentos que brinda la madera.

paleta vanguardista y rústica

Conoce nuestros showrooms de interiorimo y galerías de arte y decoración en Querétaro, San Miguel de Allende y Valle de Bravo, o contáctanos para contarnos sobre tu proyecto.

Si te agradó este artículo, deja tu comentario abajo, nos encantará leer sobre tí.

Pin It on Pinterest

Comparte

¡Comparte esta información con tus amigos y conocidos!