Seleccionar página

Como cualquier otro miembro de la familia el bebé necesita un espacio especial; un lugar en donde pueda descansar sin problema. Necesita una habitación con los muebles necesarios, y con una iluminación apropiada.

El pensar y planificar la decoración de la habitación del bebé, antes de su nacimiento, hace que este ocupe un lugar no solo en el vientre, sino que, de manera simbólica, esté también ya en un espacio dentro del hogar.

Al momento de estar preparando el cuarto hay distintos elementos que se deben considerar, desde los muebles apropiados, el color más conveniente para el pequeño o pequeña, y el estilo de decoración. En fin, cada punto es importante y se le debe poner la atención pertinente.

La importancia de tener una habitación especial para el bebé

Preparar un cuarto especial para el bebé da posibilidades de privacidad y libertad de movimiento. Por supuesto, muchas veces, el recién nacido terminará durmiendo con sus padres. También podrías practicar colecho durante algunos años, pero de cualquier manera, tener una habitación acondicionada, ofrece un espacio para alimentar y criar al recién nacido y disfrutar ese momento de conexión sin el alboroto del resto de la casa.

Además, al momento de tener que cambiar el pañal, siempre tendrás un lugar sin necesidad de estar improvisando o dejando malos olores por el resto de la casa. También te asegura tener siempre un lugar limpio y preparado para cuando lo requieras.

Es posible que pienses que un bebé no puede acumular tantas cosas como para necesitar de un cuarto, pero es asombroso lo que pueden almacenar. Desde juguetes, sabanas, edredones, ropa, pañales, y muchas cosas más.

De no tener un espacio especial, tendrías que improvisar o amontonar todo en una pequeña área dentro de tu propio cuarto, lo que se vuele poco práctico.

La importancia de la decoración en el cuarto del bebé

Una de las cosas que quieres es un espacio cómodo y acogedor, por eso hay algunas cosas que debes de cuidar. Por ejemplo, puedes tapizar las paredes con papel impermeable, al menos una parte, créeme que cuando el bebé ensucie, estarás muy contenta que la suciedad no se quede en la pared. Otra alternativa, sería pintar una pared, o parte de ella, con pintura con recubrimiento tipo pizarrón blanco, para que, según crezca, tenga un espacio en donde pintar, sin que esto implica tener que contratar un mantenimiento para casa.

Por otro lado, crear una iluminación agradable es esencial, no solo que haya suficiente luz, sino que puedas crear oscuridad y una atmosfera serena para la hora de dormir. Para poder hacer esto, puedes instalar sombras blackout. Esto puede funcionar bastante bien, ya que las cortinas pueden ser muy lindas, pero a la hora de crear oscuridad dejan pasar los rayos de luz.

Otras de las cosas que debes considerar es pintar las paredes de un color que ayude al bebé a relajarse y estar en una atmósfera tranquila. Por supuesto también puedes jugar con la combinación de colores y jugar con las dimensiones del cuarto. En ese sentido, los colores claros son perfectos para habitaciones chicas, mientras que los colores fríos ayudan a relajar a los pequeños. Y finalmente, no es recomendable utilizar mucho el color rojo ya que puede provocar dolores de cabeza.

Una buena idea es elegir un tema para la decoración, puedes escoger desde los tradicionales globos o alguna temática infantil, o bien, algo más personal. Puedes decorar tan artísticamente como quieras, poner cuadros, flores, incluso puedes poner temáticas que no sean específicamente infantiles. En fin, eres libre de cambiar tanto como quieras y escoger entre un estilo clásico, alegre, moderno, vintage, entre otros.

Muebles y detalles

También puedes poner focos nightlight, de esta manera puedes crear un ambiente oscuro, al mismo tiempo que decoras el cuarto. La puedes poner en una lámpara, o si eres muy creativa, hacerla tú misma.

Al momento de pensar en comprar una silla, inclínate por las que sean de un material fácil de limpiar, además de evitar los colores claros, pues se ensucian de manera rápida.

Por otro lado, puedes encontrar cosas interesantes para el cuarto del bebé que no necesariamente estén dentro de la sección de bebés. Puedes tomar mesas antiguas y colocarlas para estantería o para que sea el lugar en donde cambiarás a tu hijo, solo asegúrate que sea firme y cómoda.

Asimismo, uno de los muebles importantes es la cuna, considera comprar una que puedas mover a través de tu casa y pasarla de cuarto a cuarto cuando se necesario. También puedes usar un moisés, pero la desventaja es que solo lo podrás usarlo un par de meses. Así que, si desde el principio adquieres la cuna, quedará cubierta esa área por algunos años. Considera que existen algunas convertibles, con lo que, con el pasar de los años, pueden retirarse los barandales para obtener una cama para tu niño o niña.

No se recomienda colocar alfombra o tapete, ya que pueden ocasionar tropezones inesperados, sobre todo por la noche.

Finalmente, cuando se trata de decorar la habitación del nuevo miembro de la familia, quizás no quieras reparar en gastos y en adquirir cosas para poner dentro del cuarto. Sin embargo, considera que el bebé puede prescindir de muchas de las cosas que se recomiendan, lo mejor es enfocarse en lo esencial, ver el presupuesto que se tiene, el espacio con el que se dispone para decorar la habitación de la manera más óptima. Lo mejor es concentrarse en una decoración que haga más confortable la habitación, tanto para el bebé como para la madre.

Pin It on Pinterest

Comparte

¡Comparte esta información con tus amigos y conocidos!